domingo, septiembre 24, 2006

El silencio de la noche contra la algarabía del vacío

Estos días están siendo muy cinematográficos para nosotros. Ya lo sabréis los que visitáis estos. Se ha estrenado por fin "La máquina de bailar", y además un amigo y un colega estrenan sus películas en San Sebastián. Buenas noticias en nuestro ir y venir.
Si bien la primera parte, la de la película, nos ha traído una enorme cantidad de alegrías y ha cambiado radicalmente nuestras vidas, ha venido acompañada de algo que más que una decepción, ha sido una confirmación. De algo completamente ajeno a la propia película, con la que estamos más que satisfechos. Respecto a lo segundo, no vamos a decir nada hasta que no veamos los filmes, "Vete de mí" y "The Backwoods".

Y una noticia triste se ha colado, de repente, en todo el jaleo. Algo como lo que marcaba la vida del vidente de Dalecarlia. Algo íntimamente relacionado con su historia, de hecho. Se trata de la muerte de Sven Nykvist el pasado miércoles 20. Puede que no os hubiérais enterado. Es normal. Apenas se ha mencionado en los medios. Todos estaban volcados en cosas transitorias. El festival de San Sebastian. La propia Máquina de Bailar. Las declaraciones de algún infeliz sobre su familia o su ex pareja. Poco importa que el mejor director de fotografía del mundo haya fallecido.

Para nosotros ha muerto algo más que un completo desconocido. Ha muerto el hombre que nos dió unos ojos a través de los que ver el mundo. Ha desaparecido para siempre. Y apenas un periódico le ha dedicado una columnita (firmada por Agirresarobe, nuestro cinematographer de moda).

Cuando eramos pequeños, uno de los libros de cuentos que tenía Trampitas incluía uno que nunca más hemos vuelto a ver. Se llamaba "El diente de león". Y pese a ser, nosotros, gente de gusto barroco, apreciamos a las personas que son como dientes de león. Conocemos a muchos que hablan sin para de sí mismos, que se venden en cada frase, que se hinchan y se pavonean, que hacen estallar fuegos artificiales hasta el cielo si es necesario con tal de que les veas. Pero que cuando acaban la exhibición ves que no son nada. Sólo un tallo muerto. Como las noticias de un día. Como todas las películas que hoy comentas y olvidarás mañana. Como toda esa gente "de puta madre" que, al cruzarte por la calle dentro de tres años no podrás saludar porque no recuerdas el nombre. Como todas las cosas pasajeras, vanales y perversamente dañinas que llenan la agotada superficie del mundo.


Sven Nykvist ha fallecido en un mundo lleno de flores de un día, pero él era un diente de león. Una flor que perdura y que es, además de bella, útil. Nuestros ojos están llenos de las imagenes que compuso para Bergman, y lo estarán siempre. Porque si no fuera porque existen excepciones como él en el jardín de aberración perfumada del mundo, ni vosotros estaríais leyendo esto, ni nosotros, desde luego, estaríamos escribiéndolo.

lunes, agosto 28, 2006

El Yogourth Rancio en youtube.

Así es. Fuimos la sociedad secreta pionera en hacer tarjetas de visita. En lo de tener un RR.PP. Ahora, volvemos a sorprender a nuestros seguidores ( o lo que sean) con una cuenta en youtube, en la que iremos colgando nuestro material inédito miniDV. Hasta que nuestro hombre de confianza nos pase un programa en condiciones, los montajes se efectuarán con un sencillo programa llamado "Mis primeras vacaciones en Torrevieja Chispas", que venía de regalo en los potitos Meniné de Guillermo Trampitas. Por eso son feos y ramplones, los montajes.

Debido a las peticiones, y también a esos indecorosos comentarios oídos por ahí, os dejamos la afamada intervención de Jimina Sabadú en "Nada que perder", que tanto dió que hablar en los aseos de señoras de La Cripta:



Próxima entrada: El vidente de Dalecarlia. Y no hay tío paseme usté el río.

sábado, junio 17, 2006

Concurso aniversario

Aunque no coincide exactamente con el aniversario, para celebrar TRES AÑOS DEL YOGOURTH RANCIO EN LA BLOGOSFERA (ejem...) hemos establecido un concurso paralelo muy sencillito que consiste en que los cinco primeros que pongan lo que sea aqui - no van las tildes - y los tres primeros que pongan lo que sea alli - lo mismo, se ganan un premio sorpresa que llegara a sus casas antes del cinco de julio si nos mandan su dire por mail a una dire que es:

yogourth_rancio(arroba)yahoo.es

El premio es muy chulo.

El motivo?

¿Y nosotros qué sabemos?

domingo, junio 04, 2006

Renai Revolution

Una persona muy especial para nosotros, Sonia, nos contó una vez que tenía una amiga casada con un ministro, hace muchos años. Él llegaba siempre y le contaba cómo iban las cosas por el ministerio. Ha pasado esto y lo otro. Unos manifestantes se quejan de aquello, el presidente dice que patatín, el vice que patatán. Ella tenía sus problemas y no se los contaba porque por supuesto no eran nada comparados con los de un ministro. A algunos de nosotros nos parecía lógico y era algo que aplicábamos a nuestras vidas. Unos son más importantes y otros, menos. Es así.
Bien, Sonia se empeñó en hacernos ver a todos que no, que es tan importante lo que le pasa a un ministro como lo que le pasa a su esposa. Ella se divorció de él, por cierto (porque esto fue hace muchíiiiiisimos años). Nosotros nos lo imaginamos un poco como la canción de "Roberto querido" de Vainica Doble.

Y resulta que el otro día, por algo que contará Jimina en el frinkaedro, (relacionado con una cosa que hemos comentado varias veces en nuestras meriendas últimamente), lo de Sonia salió de nuevo a la luz.
Y más hoy, que en el Canal Hitler han puesto un documental con el que para nosotros es el documento más conmovedor de la historia del siglo XX:

Es un estudiante anónimo y desarmado parando los tanques en su camino a la plaza de Tiananmen.

Nos hace mucha gracia cuando en España hay gente que se alza como estandarte de todo tipo de protestas a sabiendas de que, hagan lo que hagan, no les pasará nada en absoluto.

Por eso para nosotros, que como sabréis estudiamos chino por más de un motivo, lo de Tiananmen es más que una efeméride.

En nuestro colegio había varios matones oficiales. Eran queridos y consentidos, o eso parecía, por los demás alumnos. En una excursión en particular a uno de ellos, Andrés, le dió por torturar a un chico de cuyo nombre no nos acordamos ahora. Se parecía mucho al chico-mofeta del "Peter Pan" de Disney. El chico no se movía, ni decía nada. Sus amigos (los del chico, no los de Andrés) lejos de defenderle, reían las gracias del agresor, no fuera a ser que le tocara a ellos también. Nosotros bastante teníamos, por si os lo preguntáis, con defendernos de nuestros propios agresores.

En un momento dado a Andrés le dio por meterle un pañelo lleno de mocos (de mocos de estos densos de catarro alérgico) al chico por dentro del uniforme, tocándole la espalda, y le palmeó para que untara. Y le dijo "ni se te ocurra quitártelo", entre las risotadas de sus amigos. El chico no aguantó más y con lágrimas de rabia se sacó el pañuelo, se volvió, se lo tiró...

y le escupió en la cara.

...

La gran mayoría del autobús se puso a aplaudir y a lanzarle vivas al chico, de forma espontánea. Durante el resto del viaje, era a Andres, apuesto tripitidor de ya casi diecisiete años al que se le saltaban las lágrimas de rabia.

A nosotros no nos cabe ninguna duda: las pequeñas acciones pueden ser tan heróicas como las grandes. Para cualquiera de ese autobus, lanzarle un lapo a Andrés a la cara era tan arriesgado como pararse delante de una fila de tanques en Beijing.

jueves, junio 01, 2006

Spin off

Si queréis entender el post anterior, y que el Yogourth Rancio vuelva a ser lo que era, entrad en el link este que os dejamos.