domingo, abril 20, 2003

La vida desde la inconsciencia; ¿quién ha parado los relojes?

Volvimos de viaje. Todos. Hemos aprendido a pescar mejillones, hemos descubierto cosas esta tarde, en la red, hemos pasado buenos y malos ratos... vamos, que no hemos hecho nada que ustedes no hayan hecho ya unos centenares de veces en su vida ( salvo por lo de los mejillones).

También hemos sacado algunas cosas en claro... Bien, veamos...

Como tenemos un reloj que encontramos en el desierto ( sí, sí, ya pagaremos copyrigth por esto) suponemos que algún tipo lo habrá fabricado. Eso nos dejó de preocupar hace mucho, PERO resulta que el reloj lleva mucho tiempo parado, como si nos hubieramos metido en un agujero negro...es decir, que la luz no puede salir ya de allí por toda la energía acumulada y bla bla bla ( algún lumbreras, que salga a la palestra y le explique a todo el mundo lo de los agujeros negros y la teoría de la relavitidad y tal. Mientras , aquí nos limitamos a poner... la energía transformada no se pierde, se traslada/ la materia succionada nunca es recuperada...) y como hace un bache en la malla que sale en las ilustraciones explicativas, pues no pasa el tiempo. Y eso nos pasó a nosotros.
Llevamos mucho ¿tiempo? (¿qué más da? ya no podemos medirlo ni hacia atrás ni hacia adelante) empeñados ver qué se hace con un reloj que no va y pensando en cómo ponerlo en marcha otra vez, porque es que dense cuenta, vivir con el reloj parado es un asco absoluto. ¡ Ya no sabemos que hacer! Ustedes mientras leen esto crecen , se airean, aprenden, envejecen, incluso, pero nosotros no, nosotros seguimos parsimoniosos mirando el relok sin manillas. Y un día vamos a hacer de lemmings y cuando vds. bajen a por chapiscoles van a encontrarse con mucha gente del Yogourth espachurrada contra las rocas del acantilado ¡ y nos van a quitar con una espátula y eso da muchísimo asco! ¿es que nadie se hace cargo?

Estas son nuestras tareas realmente importante:

1. Encontrar, a través de un viaje introspectivo (que siempre será más barato que una odisea por mar y aire) al Relojero
2. Sacar la garantía
3.Exigir un arreglo
4. Preguntarle algo realmente profundo para que la aventura no haya parecido demasiado idiota.

Y luego, a verlas venir.

Eso es todo. ¿De verdad se están leyendo todo esto?
¡