jueves, mayo 15, 2003

La crisálida comprometida

Sí, sí, ya, el abandono.
Nos hemos enterado (por boca de Amacaballo Fat, un miembro del Yogourth diligente como pocos) de que esta web, pese a lo triste - o inexistente - de su customización, está teniendo bastantes visitas ( para el triste enlace que tiene en toda la web, si descontamos las entradas en los libros de visitas de diversos livejournals) y que quizás esos viajeros anónimos, que no lo son tanto, se pregunten por qué rayos aquí no se pone nada. Pues porque estamos a nuestros deberes. Y porque hasta que Jimina no tenga las direcciones de todos, sólo se puede postear con su nombre y a ella como que no le mola. En fin, que ibamos a hablar de la crisálida comprometida.

Y es que viendo cierto programa de tv nos hemos enterado de que Fernando León de Aranoa, ese prohombre del spanish cinema, sucesor espiritual de Mendez-Leite y azote de taquillas universitarias, empezó su andadura como guionista de un programa semanal de Martes y Trece, el dúo que popularizó la célebre exclamación "ooooooooiiiigh". Quién lo iba a decir viendo su afamado corto "Sirenas", rebosante de ese lirismo de barrio que luego el pobre ha perdido no se sabe por qué. Porque nosotros, una vez hablamos con él. Casi tres. Pero de verdad sólo una.
Era en esos años en los que en Preciados todavía se encontraban cabinas de teléfonos. Ibamos y metíamos la mano a ver si podíamos rascar para tebeos, y en estas que Trampitas reconoció a un greñudo gallardo y le señaló con el dedo y dijo "¡Mirad, es Fernando León de Aranoa!". Corrimos todos a darle la murga, porque nos había gustado mucho su primera película, una rareza de granguiñolesco entramado que recoperó a la jamona Ágatha Lys en compañía de una serena Miss Mundo española como el ponche Soberano. El tipo, con la misma pinta de hoy, tenía una mirada tibia y una especie de humildad que nos fue muy grata a todos. Como alguien caído de un guindo, hablando en plata. Todavía en casa de Fat está el autógrafo, en un album donde tenemos fotos de nuestras mejores aventuras metalingüisticas.

Después de este encuentro, este buen hombre dirigió "Barrio" y no nos gustó nada. Bueno, los actores nos recordaban a algunos chicos de nuestro idem (Jimina incluso creía que le sonaba de algo la cara de Críspulo Cabezas) Entonces las entrevistas de la tele con Fernando León eran de lo más extraño: parecía que estaban haciéndole preguntas a un cocoon, tal era su inexpresividad. Miraba al vacío, con una vaga sonrisa más allá del tiempo. Lástima que cuando se retrotrajo por fin no diese muestras de haber visto naves en llamas más allá de Orion ni rayos alpha brillar en la oscuridad ni la puerta de Tanhausser ni leches.
Se alió - no sabemos, ni ganas, si esto fue antes o después - con ese hombre amable con cara de haber vivido varios holocaustos ( no nos sale el nombre... el productor, caray) y puso en marcha esto de "Los lunes al sol", que tanto ha gustado a nuestros académicos. Lo malo es que para filmarla contó con el malcarado Javier Corleone de´l Arte ( de la prole maldita, que no podemos ni siquiera mentar) y ahí fue cuando se convirtió en el comprometido que es hoy. Le hemos visto recoger dos premios con la peli, una del Círculo de Escritores Cinematográficos y el Goya de las narices. En los dos tenía una mirada bien diferente de aquella que le pudimos ver en Preciados. Un tipo enfadado, en su papel, con disfraz de ser alado (si decimos mariposa os reís) comprometido recién salido de la crisálida. Su película no la hemos visto pero creemos que es un pestiño. Sale Bardem, no hay que pensarlo dos veces: no la vamosa ver. Como si en tiempos hubiera sido un chico talentoso con grandes proyectos y con el éxito se hubiera metido en una crisálida de compromiso ( dentro de eso no entramos porque entonces no dejamos de teclear jamás) que le hubiera dado alas coloridas pero que también le pudo despojar de todo lo que nos gustaba.

´Lo que queremos deciros es que éste no vuelve a rodar algo como "Familia"...

NOTA APARTE de parte de Guillermo Trampitas y Jimina Sabadú: Borau, tú que eres el sabio rodeado de falsos sabios, tú que eres pleclaro y sereno, tú que alumbraste - en lo cinematográfico - al gran genio Zulueta. Tú que todo lo haces bien, ¿dónde estás cuando te necesitamos? ¿Acaso no oyes nuestra llamada? ¡Ven en ayuda del Yogourth Rancio! ¡Diles a todos que eso no está bien! Tú alumbraste a todos los Talentos Perdidos, no dejes que se descarríe nadie más. Lucha (como el malogrado Jose Luis Sáenz de la Heredia) porque el cine no sea sólo para niños de papá. Dales voz a los que no la tienen, pero de verdad.

Y ahora a dormir...