lunes, julio 14, 2003

La sintonía de la desesperanza

Rebuscando entre nuestros viejos libros hemos encontrado una bonita historia. Y ya, acaba de postear Jimina pero no siempre podemos estar en absoluta sincronía.

Y es que según los médicos de Abú Simbel (hospital experimental de El Cairo) la sincronía, al menos en el momento de la muerte, existe.
Los profesionales de este centro hospitalario, casi todos ellos heréticos del cristianismo, tienen la teoría de que en en los segundos en los que se pasa de la vida a la muerte todo ser humano tiene conocimiento del verdadero nombre de Dios, y que dicho nombre no puede ser pronunciado porque se trata de una sintonía. Y cada vez que alguien muere estrangulado, por efecto de la presión sobre las cuerdas vocales en un organismo que intenta una radical homeostasis que no logrará, suena una de las notas que componen la SINTONÍA DE DIOS. Según estos médicos, si se lograse -casi imposible - reunir las notas que emiten las gargantas estranguladas a lo largo y ancho del mundo, en un tempo adecuado al oído humano y con la suficiente claridad, escucharíamos el verdadero nombre de Dios y quedaríamos para siempre iluminados con la Sabiduría en la que se habla en el Libro de idem (atribuído, como bien sabéis, a Salomón, y admitido por la Iglesia, no como el grimorio).

Aquí podéis encontrar más sobre el hospital de Abú Simbel, que busca voluntarios para intentar sacar un trozo de la Sintonía de Dios...