lunes, septiembre 29, 2003

LOS DIENTES DE LA DESDICHA

Un crimen múltiple equiparable al de Puerto Hurraco que tuvo lugar la semana pasada en China puede ser la llave que permita terminar con la amenaza de los vampiros energéticos en todo el mundo. Un crimen múltiple y algunos dientes...

Agua envenenada
Quizás hayáis leído parte de la noticia: un hombre en China ha envenenado a todo su pueblo; o más exactamente, a casi todo su pueblo echando matarratas en el agua del pozo poco antes de la feria anual del ganado. No se descarta que lo hiciera trastornado por la muerte de su único hijo a causa de una extraña anemia que le había hecho quedarse calvo y desdentado.

Los hechos tuvieron lugar en la noche del viernes al sábado, en una aldea cerca de Wuchuan, provincia de Guizhou. Al parecer se dirigió al pozo de madrugada y vertió hasta diez latas de matarratas que había ido comprando en los últimos seis meses poco a poco, para no levantar sospechas. Al día siguiente, con toda la aldea de fiesta, todos ingirieron el veneno. Sólo han sobrevivido tres personas, dos de las cuales se encuentran ingresadas y su estado es grave.

Cuando la policía acudió a la aldea, Chen Xian, un hombre de 37 años, se declaró autor de los hechos y se entregó sin ninguna resistencia, tan sólo pidiendo que decapitasen a Xie Goukun, su vecino, propietario de un pequeño restaurante donde se sirvió buena parte de la comida envenenada. Según Chen Xian, Xie Goukun es el “demonio” que se bebió la energía vital de su hijo, y para demostar su condición supranatural envenenó el agua del pozo, ya que ningún humano podría resistir sin problemas esa cantidad de veneno en su cuerpo. Aunque no hay ninguna prueba concluyente que ligue a Goukun con la muerte del hijo de Xian, estará en prisión hasta la ejecución de éste en dos semanas.

Firmas por la amnistía

En cuanto se supo la noticia, el doctor Bjorn P. , uno de los más discutidos biólogos de Europa ( fue despedido de Oxford por sus extrañas teorías) ha acelerado una recogida de firmas para pedir la revisión del caso de Chen Xian.

Para entender ésta acticud es necesario conocer los antecedentes de Bjorn P. , que es conocido en el mundillo de las ciencias ocultas por su tesina “Los vampiros energéticos: una amenaza entre el pedernal” (Ed. Bruguera, 1987) . En ella explica no sólo las diferencias entre vampiros psíquicos y energéticos, sino también sus líneas de evolución.
Asegura que los vampiros energéticos son los más modernos pero al mismo tiempo los que menos han evolucionado, y para alimentarse de la energía de los que les rodean deben de realizar un destrozo físico equiparable al que hacían los vampiros “de sangre” hace 500.000 años. Éstos seres, que pertenecen al mundo de los vivos, entran en trance según el flujo de las mareas y de noche se dirigen, de una manera parecida a la que tienen los sonámbulos, a donde se encuentra el foco energético que pretenden beber. Días antes de hacerlo, se encuentran sumidos en una terrible apatía. Una vez junto a la cama de la víctima, crean un campo magnético que evita que aquellos despierten, y por el orificio del cuerpo más accesible (si tienen suerte será la boca) beben toda su energía por un complicado proceso fisiológico. Para llevar a cabo todo esto, necesitan agarrar el cuerpo del desdichado con fuerza, lo que deja marcas en la cabeza y extremidades y puede provocar la calvicie. Además, cuando succionan la energía por la boca, debilitan las encías y la víctima pierde sus dientes, aunque rara vez se encuentra su paradero. Sobre éste punto recomienda el doctor que se revisen las heces para encontrar los dientes, porque como él dice “aunque es una tarea muy desagradable, es la única manera de distinguir el ataque de un vampiro energético de dolencias que la medicina podrá, o no podrá, curar”.

Por supuesto Chen Xian es posible que nunca haya oído hablar de estas teorías, pero todo parece indicar que aunque la medida del veneno fue una medida excesiva y de trágicas consecuencias, el resultado es que se ha localizado a quien con toda seguridad es un vampiro energético: el señor Xie Goukun. Por eso Bjorn P. Cree que es posible que en el futuro, si las autoridades chinas son comprensivas, puede ser que Xian se convierta en un héroe mundial.

Una casualidad “sin importancia”


La recogida de firmas de Bjorn P. No tendría ninguna trascendencia de no ser porque durante el interrogatorio, Goukun se sintió temporalmente indispuesto y empezó a vomitar primero bolas de pelo, y más tarde dientes de leche, cuyo origen todavía no está muy claro.