viernes, enero 28, 2005

Saludos desde el Planeta Cursi.

You
It's simple...You are you .You are a faerie ,but
not like any Faerie ,No ,no...You are you...

What Kind of Faerie are you?
brought to you by


aquí, por aquí, y por aquí. Y si me lee el señor del segundo link, por favor por favor por favor que se ponga en contacto con Jimina a la de ya.

miércoles, enero 19, 2005

La página web www.beawareofyourdeath.com ha cerrado definitivamente. Su autor, Phineas Marley, ha sido detenido e interrogado en la comisaría de enfrente de su casa (un pueblo cercano al lago Ness) durante toda ésta semana, sin ofrecer ninguna declaración concluyente. Marley, octogenario fabricante de juguetes, no ha querido revelar el nombre del chico del pueblo que a cambio de quince libras diseñó la página web.

El puzzle Leonor Regby

“Be aware of your death” ( más o menos “Estate atento a tu muerte” ) era una página que ofrecía un extraño servicio: juguetes que revelan, supuestamente, el momento y forma de la muerte de aquellos que los usan y a veces, de aquellos que los rodean.
Del amplio catálogo del que disponía, el que ha llevado a Marley al calabozo ha sido el puzzle “Hora Final”.
Según la autoridades, el puzzle “Hora Final” no tiene ningún tipo de credibilidad, pero sin embargo ha causado graves daños a Leonor Rebgy, una anciana de Ciudad el Cabo que encaró el puzzle por Internet “para ver lo que sucedía” y que, mientras ponía la última pieza, sufrió un ataque al corazón.

“Estuve dos semanas haciendo el puzzle poco a poco, cuando el huerto me dejaba un respiro. En la caja no ponía la imagen que había que componer, sólo venía una fotocopia muy borrosa con los colores invertidos, como el negativo de una fotografía. La imagen correspondía a lo que parecía ser un country cottage muy bonito en primavera. Y la noche que lo iba a terminar, antes de poner la última pieza, me di cuenta de algo terrible: ¡era la casa de campo donde yo pasé mi infancia! Pero hacía mucho que no estaba así porque durante la segunda guerra mundial fue bombardeada y desde el 45 no he vuelto a pisarla. Me fijé, además, en que en la ventanita se me veía a mí, a alguien igual que a mí, mirando hacia el jardín, hacia una sombra negra que estaba en primer plano, mirando fuera del puzzle. La pieza que faltaba por poner correspondía al rostro de esa figura. No me atreví a mirarla, ni a ponerla en su sitio. Después no recuerdo nada, hasta que recuperé el conocimiento” contó Leonor a la policía.

Lo que sucedió después es que llegó su hijo Fred y llevó a su madre a urgencias, con una crisis nerviosa. Fred Regby se fijó al volver a casa en lo que había encima de la mesa. Una caja marrón con letras negras en las que solamente se decía “Puzzle Hora Final. Modelo Leonor Rebgy”. La pieza que faltaba nunca apareció, pero Fred pudo constatar por las fotos que la casa de campo era exactamente la misma que en las fotografías de su madre. Más tarde denunció a los autores de www.beawareofyourdeath.com por causarle un trauma psicológico a su madre.
Pero lo que Fred no consigue es que la policía halle un vínculo entre su madre y Phineas Marley.

Extraños juguetes para extrañas inquietudes

Por supuesto, nadie sabe cómo hace Phineas Marley los juguetes que hace. Según nuestras fuentes – bastante fiables – lleva más de cincuenta años fabricando y vendiendo estos extraños artefactos, aunque los puzzles son una novedad. Empezó a los diecisiete años prediciendo el futuro de sus amigos por unos peniques, aunque su especialidad eran las muertes violentas, que no premonizaba a menudo pero que nunca fallaban. Más tarde empezó a fabricar unas piezas de cristal como las de las lámparas de araña que permitían ver, a quien miraba a través de ellas, la muerte del que estaba delante. Las llamó “Los cristales del futuro de Phineas Marley”, y se dedicó a venderlas en ferias ambulantes durante décadas. Y huelga decir que le trajeron más amargura que dicha, ya que la gente le veía (como ha pasado en el caso de la señora Regby) en el mejor de los casos como a un cenizo al que era mejor evitar. Sin embargo, el morbo de sus juguetes atraía a más de uno.

Con el dinero que sacó de los cristales del futuro, vendió su propia versión de la ouija, demasiado complicada para el usuario medio, unos anillos que cambiaban del negro al verde esmeralda cuando un traidor estaba cerca, o unos extraños pendientes que silban cuando la Muerte (que Marley siempre ha dicho que es un solo espectro, perfectamente reconocible) pasa por nuestro lado. También vendía unas gafas de ojos de cuervo que permitían ver a los espectros, y la “Rosa Negra de los Amantes”, la más rara de todos los objetos que tenían. Se trata de una variedad que consiguió él mismo, de un granate casi negro, con una peculiaridad: uno solo de los pétalos tiene, en la base de la cara interior, una mancha blanca que se asemeja a una calavera. Cuando una pareja de novios o amantes la deshoja, el pétalo con la mancha es invariablemente elegido por aquel de los dos que vaya a morir antes.

Os podéis imaginar que el macabro stock de Píelas Marley no era del agrado de todo el mundo. Con la edad, empezó a sentirse cansado de ir de pueblo en pueblo y se dedicó al negocio de las punto com, donde consiguió una pequeña fortuna gracias a gente interesada en sus artículos.

Y el más reciente, el que nadie sabe cómo hace, es el puzzle “Hora Final”…

Formas de enfocar un mismo final

Como todos sabemos que moriremos algún día, no se puede considerar lo que hace Marley como algo realmente malo. Todo lo más, es un spoiler en toda regla.
Además está el tema de siempre: si te dicen que morirás en una piscina, intentas no acercarte bajo ningún concepto a una piscina. Pero a Marley ese aspecto nunca le ha importado. “La muerte es una. Ella tiene un plan para cada uno de nosotros; da igual cómo llegues hasta él, puedes coger éste camino o aquel, puedes elegir cien veces y siempre llegarás al mismo escenario, el que Ella ha dispuesto para ti. Cada uno tiene el suyo…” declaraba Marley en el 89 a la popular “Fortean Times” (www.forteantimes.com ) , que todos ustedes conocerán “…yo soy capaz de ver todos los escenarios de todo el mundo. No sé por qué, pero si toco a alguien, o leo su nombre escrito, o le miro fijamente, veo claramente cómo va a acabar”
En esta misma entrevista relata cómo desde pequeño vio la muerte de su padre, quemado en una planta petrolífera en el Mar del Norte . Su padre, buceador aficionado, se alejó un día de la boya y fue recogido por un avión que cogía agua para apagar incendios. Sobrevivió mágicamente en el depósito del avión, pero pocos kilómetros después fue arrojado, junto a unos cuantos litros de agua, sobre una estación petrolífera en llamas en alta mar. De nada sirvió que el pequeño Phineas le advirtiese una y otra vez que no se pusiera el traje de buzo.
“Al principio” continuaba Marley “sólo veía muertes violentas o aparatosas, como la de mi padre, pero después empecé a verlo más claramente en otros casos. Hasta que un día pude ver las muertes de todos aquellos que me rodeaban. No puedo decir que fuera traumático para mí, porque salvo en el caso de mi padre, era algo que no era nuevo, siempre estuvo ahí. Cuando fueron pasando los años comprendí que de nada servía gritarlo a los cuatro vientos. La gente muere igualmente. Todos morimos. Pero hay una muerte que nunca he logrado ver, y que me intriga bastante; la mía. Nunca he visto cómo muero. He visto tantas que no me da miedo, pero espero no sea muy terrible. Algunas dan muchísimo miedo”.

El miércoles que viene, por lo que sabemos, Fred Regby llegará a Escocia para conocer a Phineas. No será ninguna novedad para Marley, pero parece ser que la familia Rebgy está muy intrigada con todo éste asunto.
Pero el motivo del viaje es otro, además. Al menos por parte de Leonor. La pieza que faltaba se ha perdido y, como no ofrecen ninguna garantía de envío de piezas (cosa que sí sucede con los puzzles normales) la familia Regby está intentando conseguir como sea que Phineas Marley les proporcione la última pieza del puzzle para ver quién mira desde la casa de campo hacia el exterior. Leonor ha prometido que no viajará hasta la casa si le dan la pieza.
Nosotros, por supuesto, sabemos que va a ir igualmente para averiguarlo. Al fin y al cabo, el final es siempre el mismo para todos.

Y, queridos visitantes, perdonad que no haya negritas ni links, pero estamos en el mac más viejo del mundo y no soporta html.