jueves, marzo 24, 2005

Explosión anime

Hoy voy a hablar por mí, y sólo por mí.

Este post es sobre la pequeña polémica desatada por la emisión del documental "explosión anime", donde uno de los personajes(cuya web es ésta) ha aparecido con la cara tapada con un muñeco animado.
Yo, que he aparecido en el documental con mi cara, creo que el revuelo ha sido innecesario y absurdo. Si a mí me hubieran tapado la cara, me daría cosa, rabia, lo que fuera, pero tampoco lo vería como una ofensa. Entendería que el implicado se quejase, porque quien más y quien menos, a todos nos gusta vernos, ¿no? Bueno, pues por lo que he leído el que se ha quejado no ha sido él, sino gente que estaba protestando antes incluso de la emisión del programa.

Yo, que ya lo he visto, y que estuve mientras se hacía porque me hicieron una pequeña entrevista y porque hice la "pieza" con la chica japonesa, creo que es no sólo un programa muy bien documentado y ameno, sino que además se muestra extremadamente respetuoso con el mundo otaku y que ha pretendido mostrarlo sin ninguna connotación negativa. Ha salido el establecimiento "shen comics", han salido los musicales de la asociación "tatakae", ha salido Vanessa Durán, Joan Navarro de Glenat, ¡incluso Katsuhiro Otomo! ¿¿¿¿y todavía hay quejas????

Ultimamente el mundo del manga estaba, para los medios generalistas, totalmente vetado(o, mejor dicho, ignorado). Ya no hablaban de nosotros, pero tampoco nos vilipendiaban (sólo se oía alguna queja por "shin chan" y programas similares), y ahora viene un grupo de gente que se vuelca en éste proyecto, que se molesta en documentarse, que intenta que se vea reflejado cómo es en realidad el mundillo, compuesto por gente activa que se divierte no sólo sin hacer daño a nadie, sino de forma bastante creativa, ¿¿¿y la gente se mosquea por algo así????

El chico no se llamaba Naruto, sino Héctor, y la japonesa no era Aki, sino Yurika. Esa parte era ficción. Para representar las diferencias entre dos países. Sus voces tampoco eran las suyas, sino las de dos actores de doblaje, ¿no habría que quejarse por eso también?

Personalmente, y no me gusta entrar al trapo de éstas cosas, creo que para una vez que se trata con seriedad y cariño el mundo del manganime, lo menos que podríamos hacernos es alegrarnos.
Hace tiempo pensé que iba a pasar de este tipo de polémicas y concentrarme en lo positivo de éste mundillo: lo activa que es la gente, lo divertido que es ir a unas jornadas y compartir una afición, el hacer miles de actividades que impliquen uno de mis hobbies favoritos, y por supuesto disfrutar leyendo manga y visionando anime, que al fin y al cabo es de lo que se trata. Porque ésto es una afición, no una secta religiosa. Si a alguien no le gusta, que no mire. Y si llega alguien y decide hacerse eco del tema, pues miel sobre hojuelas.

Pero lo que me parece un despropósito es adoptar una actitud paranóica y pensar que cualquiera que mencione el manga y el anime sin hacerlo dentro de los límites de lo que YO considero adecuado, es porque se quiere reir de mí. O del mundillo. El tema de la cara sobre Héctor era puramente cuestión formal. Y quien no lo vea así, mal asunto.

Si alguien quiere comentar algo sobre éste particular, puede bien escribirme a jiminasabadu@yahoo.es , bien dejar su opinión en los comentarios. Se accede a ellos pulsando sobre la hora del post. Se abre un link permanente y allí te viene "leave a comment".

Un saludo a todo el mundo, y perdón por usar éste blog para fines como éstos, pero es en el único sitio donde lo puedo hacer.