lunes, mayo 16, 2005

SEGUNDO CONCURSO YOGOURTH RANCIO (huracán alameda)

Vaya con la Alameda de Osuna. Primero lo citó rAfA en su blog y nos pusimos nostálgicos. Bueno, de nostálgicos nada que los cinco seguimos viviendo aquí... Luego, colgamos un textito, luego las fotos, y luego el texto rencorosete.

Y de repente vemos que todo el mundo conoce la Alameda de Osuna, lo cual es INEXPLICABLE, porque nosotros en la vida diaria contamos por ahí que vivimos en Barajas porque si no nadie se entera. Nos preguntan que dónde está, que si es un pueblo, que si está por la sierra o la selva guatemalteca...¡andele!

Bueno, pues hasta en la petite claudine nos han sacado lo del castillo. Echale guindas al pavo.

Eso nos ha recordado que en la versión 1.0 de la web del Yogourth Rancio (en un CD que tenemos aquí) venía un textito sobre el barrio que algún día recuperaremos. Pero mientras, para amenizar todo esto, y ya que os debemos actualizaciones de verdad y no pajas mentales de estas, vamos a convocar un bello concurso, consistente en contar la mejor anécdota que te haya sucedido en/con Alameda de Osuna, y mandarnosla aquí o aquí. Pondremos en la página las mejores y luego daremos un premio súper chulo al ganador, una cosa de esas de tiendas chinas chungas que nosotros frecuentamos. Y no, no será un sobrecito de ramen.


Venga, animaos. :DDDD Esta vez no será como con lo del Alibombo, que ganó el buen noblod pero que aún le debemos un fotomontaje. Con lo majo que es... :-( (Oh, Noblod, necesitamos TUS DATOS) .

Y ya que estamos, queremos darle las gracias a toda esta gente simpática que nos saluda en diferentes blogs y páginas web, y que ya son como una familia invisible.
No están todos los que son pero sí que son todos los que están:

-Ernie Hoyle
- El hombre que ha reinventado las negritas
- El apóstol de "Vendedora de propiedades"
- Ese gran simpsonólogo ausente (que también es vegano nivel 3)
- Los músicos involutivos
-...y su pequeño gran museo
- el laureado cortometrajista
- el Familia bien, gracias
- nuestro compañero de fatigas de los correos de Planeta
- esos oscuros amiguitos
-pensión Gachas
- A veces arriba, a veces abajo.

Y bueno, seguro que nos dejamos a alguien pero va siendo hora de irse a dormir. Que sepáis que luego reharemos la sección de links y ya estaréis linkados en condiciones

viernes, mayo 13, 2005

El precio de una vida (post bastante personal desde el colectivo Yogourth Rancio)

No solemos hablar de las noticias que salen en los mass media, pero hemos leído una que nos ha afectado, bastante. Se trata de la sentencia del juicio conta los agresores de Jokin, el chico cuyo suicidio consiguió que la gente se tomara en serio lo del acoso en los centros educativos.
A nosotros, que ese tema nos afecta mucho, nos parece que dieciocho meses de libertad vigilada y cuarenta horas de servicio social son una ofensa, más que una sentencia. Año y medio de vigilancia blandengue es lo que van a pagar esos chacales por haber matado a un compañero de clase. Porque sí, porque le mataron ellos. Pasado ese tiempo, esos chicos volverán a sus vidas normales y el otro no, porque será pasto de los gusanos. Y él, al menos, está muerto. Nos consta que otros que vivieron su situación desearían estarlo muchas veces. En cada colegio y en cada instituto hay unos cuantos niños sufriendo vejaciones cada día, sin poder salir a la calle, sin poder hablar, ni moverse, ni respirar, con taras que se alargan y se alargan durante los años venideros.

¿Qué a qué taras nos refermimos? A asfixiarse cuando hay más de cinco personas a tu alrededor, a terrores nocturnos, a imposibilidad de establecer relaciones normales afectivas o amistosas, a manías extrañas, cierta sensación de que todo el mundo se burla de tí... Esas cositas que hacen del día a día una interminable cuesta arriba. Y el único que ha sido capaz de poner fin a todo eso y a su vida (porque, no creeréis que era el único que lo pensaba, ¿verdad?) se va a pudrir en el ataud sin que nadie pague por ello.

Qué pena que no llegue a ver cómo casi todos los que se dedican a putear al prójimo en el colegio luego se convierten en fantasmas nada más terminar COU.

Si alguna vez habéis sufrido acoso en el colegio, o en vuestro pueblo o en el trabajo, seguramente os dará mucha rabia cuando luego véis cómo los agresores son tratados como iguales, no como los cancerberos nazis que hicieron de vuestra existencia un infierno.

Pues eso. Que la justicia es una PUTÍSIMA MIERDA. Esperamos que en otro mundo, las erinnias les arranquen el corazón.

Lamentamos poner esto, pero es un tema que nos afecta mucho. El domingo se reanudan los posts normales sobre la mixtificación y todo eso.

PD: Pero ya que estamos, queremos darle recuerdos a todos los del colegio Alameda de Osuna, que hicieron de la existencia de estos cinco amigos un verdadero infierno. Menos mal que eramos cinco, que si hubiera sido uno solo ahí abandonado... Cómo estaríamos ahora.
Recordamos con horror aquellas situaciones en las que hacíamos por fin un amiguito nuevo y a los dos días nos decía que "perdonad, que si sigo hablandoos me van a atacar a mí también", y es que encima era cierto. Nos setíamos más solos que un comerciante judío en la noche de los cristales rotos.
Así que es un buen momento para agradecer a los profesores que nos ayudaron su valentía al enfrentarse a padres y alumnos, cuando nadie más lo hacía. Gracias Manoli, Lola, Fermín, José Luis, Miguel, Carmen, Juan, y especialmente a Maria Jesús, la de Ciencias Naturales, que nos dió el mejor consejo que hemos recibido jamás. Y también a su hija Elena y la amiga de ésta, Maria José, por ser las dos únicas alumnas que nunca, nunca, nunca, se metieron con nosotros. Y que tampoco hicieron oídos sordos.
A los demás - del colegio, se sobreentiende - que os den por culo.

lunes, mayo 09, 2005

Alameda de Osuna

para los que nunca hayan estado, he aquí unas bellas instantáneas del lugar. De nuestros lugares favoritos, o al menos de algunos de ellos.

Por cierto, nuestro buen Ernie fue el único que quiso venir de visita. Por eso le queremos aún más. ..

Image hosted by Photobucket.com

Este es el castillo, a contraluz. No era tan de noche pero la cámara no es muy allá. Fotografía, esta y las otras, cortesía de Apocalipsis Fabada.

Image hosted by Photobucket.com

El castillo en todo su esplendor, desde el pino de la capilla. No se aprecia pero dentro había un borracho cantando, y eso que era domingo a la hora de la siesta.

Image hosted by Photobucket.com

La capilla. Ahí es donde nos sentamos a hacer las reuniones del Yogourth Rancio.

Image hosted by Photobucket.com

Vista desde el bunker. Urbanización conocida como Saja. Debajo del arco iris vive una chica que nos cae fatal, se llama Laura y es una indeseable.

Ya está. Y a Batman que le den por culo, por ejemplo.
¡Buenas noches, Vietnam!

PD: Es cierto esa frase promocional de Lain que dice que estén donde estén todas las personas están conectadas. ¡Es asombroso!

BIENVENIDOS A MAL COMIENZO.

Pues sí, con un título homenaje a un libro que no nos hemos leído ninguno de los cinco ("Bienvenidos a horrible final", que promete engancharnos tanto como los tantas veces mentados aquí "Una serie de catastróficas desdichas" o "Harry Potter"), vamos a hablar del sitio que le ha dado forma al Yogourth.

Y ese sitio, queridos amigos, no es otro que ALAMEDA DE OSUNA, extraño barrio de Madrid cuyas calles hemos recorrido en silenciosos paseos una, y otra, y otra, y otra, y otra vez sin encontrar nunca semejantes, como si fueramos una sonda en el planeta rojo. Bueno, hemos conocido gente aquí, no vamos a decir que no. De hecho, este post está inspirado por un hombre muy ingenioso cuyo blog deberían de visitar YA, aunque sea para ver por fin la pizza hi-fi en el horizonte.

Alameda de Osuna es un lugar de esos que curten. Es como nacer en Stalingrado en plena batalla, en el asedio de Troya, o en la aldea de los malditos, pero con una amarga y perenne sensación de anticlimax, con la certeza de que todas las horas que pases físicamente allí serán completamente irrelevantes. Por eso nosotros cinco cogemos el autobús 115 siempre que podemos y escapamos a algún otro lugar, el que sea, casi a diario. Bueno, por eso y por nuestros centros de estudios.

La población de Alameda de Osuna se compone casi exclusivamente por gente que parece salida de la Posada del Fin de los Mundos pero de mal rollo, raperos de mentira, nazis de mentira, pijos de mentira, y algún perroflauta y/o jipilondio que dale de comer aparte. Es gente que se mueve principalmente por el barrio, con gente del barrio, que no conocen nada que pase de la Avenida de Logroño y que miran raro, siempre, a la mínima de cambio. En nuestra calle hay un practicante que siempre está en el portal de su bloque, charlando siempre con un señor muy majo cuya hija es una psicópata malnacida (que se lo digan a Trampitas), y antes había un señor hablando a voces con Dios o algo así, que ahora debe de estar muerto. Y había una via del tren pero la han quitado para hacer un paseo verde o un macroaparcamiento, no sabemos en qué quedó la cosa.

Tenemos un instituto y dos colegios (antes eran tres, el nuestro fue absorbido por el intsituto) públicos, mas un tercer colegio privado donde tuvimos el dudoso honor de conocer a las personas más repugnantes de la Creación.

Y además, tenemos sitios que nadie más tiene en Madrid. Tenemos el parque del Capricho, donde nos gusta pasear en plan eduardiano los domingos por la mañana, el parque de las naciones, por donde corremos en comandita quejándonos del flato cada tres metros, tenemos un cementerio canijo al que nunca logramos entrar, con un solo ciprés y muchas tumbas derruídas, una capilla que parece un decorado de la Hammer, en cuya puerta celebramos nuestras reuniones, un bunker lleno de pintadas que es donde nos ponemos a leer o directamente a relajarnos tarde sí, tarde también, un castillo medieval casi en ruinas donde nos escondíamos años ha cuando todo iba muy mal, y una especie de montaña de ladrillos, hierbajos y residuos que es desde donde contemplamos todo lo anteriormente mencionado, incluyendo la Peineta, que está muy lejos.
En definitiva, que como sitio anticlimax, está bastante bien, y parece que estás en los primeros minutos de "Donnie Darko" o "Terciopelo azul" todo el rato, lo cual es toda una garantía de surrealismo.
Pero lo mejor de todo es que desde la cotidianeidad de un barrio bastante aburrido, nos dedicamos a hacer nuestros planes, a luchar contra la mixtificación, a revelar secretos sobre el rumbo del mundo, a la luz del día, sentados en un parque o en la entrada de una capilla, y nadie se da cuenta.
Sin duda, elegimos un buen lugar para nacer.
PD: En el siguiente post, fotos de los lugares mencionados. Faltaría más.

domingo, mayo 08, 2005

I'm Death!
Which Member of the Endless Are You?

Señor, haz que pare...