domingo, octubre 16, 2005

cap. III Una sociedad secreta en la TV. El Yogourth Rancio se abre al mundo.

Por mor de nuestros textos fundacionales, y por una llamada que recibimos en julio, se decidió que nuestra RR.PP. , es decir Jimina (a la que conocen la mayoría de los visitantes) fuera a la tv a hablar de uno de nuestros temas propios, el flaneo. El salseo, vaya.

Siempre nos hemos preguntado si este tipo de cosas interfieren en una soci secreta. Bien, ahora estamos en posición de decir que SÍ lo hace.

Hoy hemos estado primero con el futuro de las letras y luego entre nosotros. Mientras que Guillermo Trampitas y Criptobia Fernández hacen manitas o lo que quiera que hagan en Uppsala, Britania LaNuit, Apocalipsis Fabada y Jimina Sabadú se han ido de bares góticos por Madrid.

Esta es la escena: "La cripta" (antiguo Yasta). Apocalipsis Fabada dice que va él a por las copas. Britania y Jimina suben al baño. Es un apartado casi silencioso. Se meten cada una a un retrete. Hacen pis. Sale Jimina primero y una gótica le pide ayuda con el corpiño. Ella procede. La gótica la mira de arriba abajo, en plan bien. Sale Brit. En ese momento, la gótica pregunta que si sale en la tele. Ella dice que sís. La gótica la identifica como "la colgada esa que habla de colarse en sitios" e insiste en que seguro que ha ido allí sin amigos. Jimina señala a Brit, que ya ha salido del baño. Brit, con su melenón rubio, se hace la loca. Se lava las manos y mira de reojo. La situación dura varios minutos, y al cabo de un rato hay un grupo de góticos mirando a la Jimi mientras Brit lanuit se escaquea guapamente cogiendo manojos de papel higiénico y haciendo como que se suena los mocos. Al final, escapan.

Bajan al piso, donde un montón de peloscardaos bailan al ritmo de Siouxsie an de bansís. (como suena). Cogen a Apocalipsis, que se queja de que han tardado mucho. El regreso de las dos chicas le hace perder la compañía de una colegiala de pega que le tiraba los tejos.

Se sientan los tres con sus vasitos de fanta, batido de choco y gin-tonic, y hablan de lo raro que es que alguien te conozca. Tienen sueño, los tres.

Ser de una sociedad secreta no es fácil. Creemos que, muchas veces, la gente no se hace cargo.

Y si no fuera porque una de las tres bebidas era gin-tonic, ahora estaríamos escribiendo un post chulo. No nos lo tengáis en cuenta...